Invierno/Primavera

El puente propició la dispersión del grupo habitual. Los que quedamos por aquí defendimos el fuerte con dignidad. El sábado (calor aunque era invierno) fuimos a la la Sierra del Valle, en la provincia de Ávila.

   Dejamos el coche cerca del pueblo de Casillas y emprendimos el cómodo camino que por el pinar llega al Collado de las Vacas. Cuando se acaban los pinos, el panorama es espectacular; el Valle del Tietar está a nuestros pies. Seguimos subiendo charlando animadamente, hasta que termina la pista y nos espabilamos de repente. Entre cambrones  (se llaman así, le sobra la m) se inicia un senderito, que hay que seguir muy atentamente para no encontrarse en un infierno de pinchos y piedras, donde los hitos parecen jugar al escondite. Llegamos al Canto del Berrueco y con las chaquetas bien cerradas disfrutamos de la panorámica espectacular; el embalse del Burguillo está a tope de agua y nos entretenemos un rato identificando todo lo que vemos.

  Decidimos continuar hasta el pico más alto de ese sector. Bajar al collado nos obligó a desplegar las antenas otra vez, nos esperaba una inclinada pedrera con alguna mancha de hierba resbaladiza; vamos que si no te escurrías en una, te esperaba la otra. Desde luego es una bonita cumbre para los “pedreros”. Gracias a unos hitos bien puestos conseguimos llegar enteros. Después de tanta animación el camino de La Escusa resulta muy aburrido. Es un enorme monte de vacas adornado con los restos de unas antenas y una caseta toda pintarrajeada. Menos mal que lo compensan las vistas hacia el Gredos Central, la Sierra del Zapatero….., sí ha valido la pena. Volvimos al collado teniendo de frente al imponente Berrueco que faldeamos por la dichosa pedrera, para llegar a la Portilla de Majalazarza y desde ahí, un poco al tun tún, al Coll de las vacas y al coche. Fué una buena y bonita excursión.

 

Parte del domingo lo empleamos en bautizar (por así decir) al miembro más pequeño del grupo dando un paseíto por los pinares de La Jarosa. Debió gustarle mucho porque en dos horas no dijo ni pío, estaría dormido?. Además comprobamos que el mosquetón del GPS, también sirve para colgar el chupete, es multifunción.

  

El lunes decidimos probar fortuna y entramos en la carretera del Pto de Navacerrada. Asombrados subimos casi solos hasta el parking de Valdesquí, bastante vacio por cierto. Por allí si que hay nieve, perfecta además, así que encantados de la vida nos pusimos los crampones y disfrutando del sol nos encaminamos a la Peña del Águila. Varios grupitos de esquiadores también se disponían a aprovechar la bonanza que nunca se sabe. De allí subimos a Valdemartín, bajamos al collado y subimos a Cabeza Menor mientras iba entrando la primavera.

   Tostados por el sol y acariciados por la brisa, comimos entre unas piedras contemplando La Pedriza a nuestro piés. Bajamos hacia el Circo de las Cerradillas para, sin perder mucha altura, llegar al collado de la Peña del Aguila y de ahí bajar al parking, fin de un recorrido  perfecto. Al coche y sin parar hasta Villalba, porque en cuanto se pusiera en movimiento todo lo que allí había……Pronostican nieve otra vez para esta semana, los dioses están locos.

 

 

Posted in Salidas

Caminando por tres provincias

Las tres participantes comenzamos a caminar a las 9:15 de la mañana de un espléndido sábado. Tuvimos una gran suerte, soleado, despejado y muy buena temperatura (excesiva para ser marzo) y aprovechamos todas esas buenas características del día.  La verdad es que es una ruta curiosa, no solo por la vegetación,  los pinos que hay en la zona parece que van a abrazarte  con sus ramas extendidas sino por la parte histórica que en ella puedes descubrir, es la ruta de los bunkers, refugios y trincheras.                                                                        Comenzamos la suave subida hacia el Cerro Piñonero con un bonito concierto de pajarillos que dan la bienvenida a la primavera y porque no, a nosotras tres también. En seguida llegamos al cerro y allí pudimos disfrutar de una bonita vista subidas en un antiguo bunker que hoy sirve de mirador: el pantano de la Jarosa, el Valle de los Caídos y todos los pueblos de la zona.

       Continuamos nuestra marcha junto al muro o cerca de él, ahora más relajadamente hasta llegar al Collado de la Gasca donde cruzamos la puerta hacia el otro lado que, por supuesto, dejamos cerrada. Vamos saltando de una provincia a otra, de Madrid a Segovia y empezamos el ascenso hacia uno de nuestros objetivos, Cabeza Lijar. Aunque es el mayor desnivel de la excursión, no resultó nada complicado y cuando quisimos darnos cuenta entre conversaciones y risas llegamos al gran mirador que supone Cabeza Lijar, donde paramos para disfrutar de las grandes vistas y beber un poco de agua. Este pico  se ubica entre las provincias españolas de Ávila, Madrid y Segovia. Bajamos hasta el siguiente collado y siguiendo el límite de provincias, en esta ocasión Ávila y Madrid, llegamos al Cerro de la Salamanca. Allí se mantiene aún en pie pero en ruinas por los destrozos de personas no cuidadosas, el bonito refugio que lleva el nombre del Cerro de La Salamanca. Como la ruta no podíamos alargarla mucho aquí pusimos rumbo a Puerto del León.

   Pero la vuelta no la hicimos por el mismo camino que la subida al Cerro, decidimos rodearlo por la otra vertiente  hasta llegar al Collado de la Mina y  desandar lo andado hasta llegar al coche. La excursión tuvo su premio, nos fuimos a tomar un pequeño refrigerio un una animado bar.

Posted in Salidas

Extraña semana

Nuestra semana pasada semana ha sido de lo más variado. Empezó con tan mal tiempo en las cimas más altas, que desaconsejaba ir más allá de La Bola.

           Tres días después algunos disfrutaban de lo lindo esquiando al sol, mientras otros andaban por La Pedriza vestidos de veranillo a orillas del Manzanares que baja pletórico alimentado por las nieves que se funden a toda prisa, desapareciendo día a día de las cumbres.

          Peero, “hasta el cuarenta de Mayo….”. Menos mal que aún teníamos a mano los ropajes invernales, a ver que pasa el próximo fin de semana.

Posted in Sin categoría

Bustarviejo

Esta vez, en vista de un día un tanto incierto, nieve en los Ptos de Navafría y Cotos, nos fuimos a una zona bastante desconocida. El Pendón y Cabeza de Arcón, son dos montes de altura discreta (poco más de 1.500m.) pero muy bonitos y entretenidos, con buenas vistas y además en esta ocasión, con algo de nieve, cosa poco frecuente por allí.img_20170304_095714148  img_20170304_114203314    La mañana estaba muy cambiante, los claros y las nubes se sucedían con rapidez. Pasando por Miraflores vimos los rastros de la nevada nocturna en sus calles. La temperatura estaba por debajo de 0º así que atentos para no patinar, entramos en la carretera que va a Bustarviejo. Llegados al collado dejamos el coche en el parking, nos calzamos las botas y emprendimos la marcha. Los caminos estaban cubiertos de una fina capa de nieve que más parecía harina y le daba un bonito toque al paisaje.  Un camino y un sendero, desaparecido a ratos, nos llevaron entre jaras y piedras manchadas de blanco a la cima del Pendón, mientras una negra niebla amenazaba con instalarse. Por suerte pasó rápidamente y pudimos disfrutar del paisaje desde la cima.pendon    img_20170304_123107961_hdrBajamos con cuidado porque el suelo estaba muy resbaladizo y pasando por el collado del Tiro de la Barra subimos entre pinos y piedras de curiosas formas al Cabeza de Arcón que tiene una pequeña trepada final. El ambiente era frío así que paramos poco rato, desanduvimos un poco el camino de subida y en cuanto vimos oportunidad, empezamos a bajar por una amable ladera. Duró poco, cuando nos dimos cuenta se convirtió casi en un tobogán, menos mal que el suelo estaba blando y sujetaba bien las botas. Tan vertiginosa bajada nos puso en el parking en un pis pas, así que vista la hora y sin mucho pesar, cambiamos nuestro delicioso bocata por una comida calentita en un agradable lugar.

bajada       cab-arcon                                      Por la tarde nos fuimos a ver a unos queridos amigos y su peque. Un día bonito y completo.

 

Posted in Salidas

Día completo

Anunciado un fin de semana primaveral con nieve en la Sierra, ay!. Barranca no, Fuenfría no, ni Ptos. de Cotos, Navacerrada o Morcuera. A las 8:30 de la mañana un montón de coches disparados por la A6 y los paneles avisando que los parkings estaban petados. Nos fuimos a Miraflores con un ya vemos. La carreterra al Pto. de Canencia estaba tranquila así que subimos. Aligeramos las mochilas y nos dispusimos a dar un tranquilo paseo.

fte-pto    img_20170225_112341517   Pronto abandonamos la pista que pasa por El Hornillo para ir a la Senda Ecológica, más o menos. Por un abandonado y bonito camino llegamos a la Crorrera de Mojanavalle. Estábamos estudiando como cruzar el Ayo. del Sestil que bajaba bravo y las piedras posibles, tenían musgo o hielo, cuando apareció un angel de la guarda, encarnado en amable señor, que viendo nuestras intenciones nos dijo que un poco más abajo había una pasarela; así que sin poner en peligro nuestra integridad, pasamos al otro lado. A los pocos minutos en un cruce de pistas oimos un extraño ruido. Parecía el chirrido de unos frenos, nos apartamos de una pista que bajaba por la empinada ladera no fuera a ser que nos atropellaran. Visto que la esperada bici despendolada no aparece y el ruido sigue en el mismo sitio, a pocos pasos de nosotros, aguzamos el oido y nos damos cuenta de que el ruido es muy parecido al de los cerdos en la matanza. Ostras!!! a ver si va a ser un jabalí herido, mala cosa. Nos apartamos un poco y llamamos al 112 explicando la situación, añadiendo que había paseantes con niños por la zona. Nos pasaron con los forestales del lugar que nos dijeron que saliéramos de allí, que ya iban para arriba. Así que continuamos subiendo tranquilamente, aunque alguien vió moverse algunas ramas……. img-20170226-wa0009 img-20170225-wa0008 huellas          De pronto llegamos a un cortafuegos nevadito que parecía un camino al cielo, directo al cordal. Así que disfrutando del solazo (faltaron las sombrillas) y las vistas fuimos hacia El Perdiguera. Una despistada pareja, con sus playeros por los  charcos, barro y nieve, nos preguntaron como ir al Pto de Canencia. Nos los llevamos un buen rato hasta que los dejamos bien encaminados y nos fuimos a comer al Perdiguera.  Bajamos en compañía de una joven pareja que por allí andaba, que si sabían donde estaban, charlando animadamente. Un poco más abajo, a las tres de la tarde, otra pareja: “¿Por donde podemos ir al Pto Canencia y cuanto se tarda?” “Por esa pista que se ve ahí” “Ah no, por ahí venimos y folleto (que no vemos) que traemos marca una ruta circular, queremos volver por ahí”. Mirando al cielo pidiendo protección, le indicamos como tomar una pista un poco más alla y sacamos nuestro mapa para que le hagan una foto al trozo que les interesa; no sabemos si era la suya, pero circular era.  Continuamos a lo nuestro, llegamos al Puerto, nos despedimos de la pareja que nos acompañaba y nos fuimos.

cortafuegos    cuerda-largaÚltimamente nos estamos convirtiendo en los rescatadores oficiosos de la Sierra, rara es la semana que no encontramos un grupo despistado. Lo hacemos encantados, pero nos preocupa.

Posted in Salidas

Aprovechando

El pasado viernes subiendo el Pto. de Navacerrada nos extrañó un tráfico dehusado de subida a las 9 de la mañana; no había “cole”!!!!. En para y arranca en el último tramo de carretera llegamos a la penúltima plaza (no hueco) en el 2º parking, por fortuna casi en la salida. Sin perder un minuto, nos pusimos los crampones y tiramos cuesta arriba por esa nieve que todos querríamos siempre. Desde media ladera, vimos un follón espectacular en la carretera. Continuamos hasta llegar a la Bola donde disfrutamos del día perfecto: nieve, sol, viento en calma, buena visivilidad y casi nadie; por poco levitamos. Vueltos a la realidad, mosqueados por lo que nos podríamos encontrar y entretenidos por las evoluciones de un helicóptero (mala cosa) bajamos al caos. Coches hasta colgados de los árboles, bronca en el aparcamiento….., así que rápidamente al coche. Salimos de allí antes de que alguien bloqueara la salida  con un “aquí” sin pensar en la que podía liar. Para nosotros fué una mañana estupenda, los dioses nos siguen protegiendo.

17f17-hielo    17f17sombra

 

SÁBADO: Aunque la previsión del tiempo era peor y visto lo visto, los puertos ni de broma. Esto suponía hacer más kms, mas desnivel, más tiempo…..bueno y?. Al Parque del Chorro en Navafría que nos fuimos. Ni un alma, tan desconcertados quedamos que nos llevó un rato dejar el coche a nuestro gusto, la falta de costumbre. Superada la crisis, agarramos el petate y emprendimos la marcha por donde corresponde (pista). En la primera curva vimos un sinuoso senderito que entre piedras musgosas y  con el alboratado río Cega a nuestro piés nos llevó hasta el Refu del Peñón (en rehabilitación). Un poco más de pista y llegamos al Refu de la Fragua, decorado con un simpático mural.

img-20170218-wa0018   img-20170219-wa0015        Allí mismo decidimos que ya estaba bien de pista así que pinar arriba, seguramente por la ladera más tocha del entorno. Entre que la nieve endurecía y la cuesta también no nos quedó otra que tirar de crampones y piolet, si no queríamos acabar en el río o estampados contra un pino. Para cuando llegamos a los Altos de Navafría el día se había ido estropeando. Unas nubes muy negras y espesas llegaban al Nevero, nuestra meta, y aún quedaba un rato, dudamos. Vista la hora, el cambio y la bajada de temperatura optamos por comer rápidamente y volver, que aún nos quedaba bastante camino.   img-20170219-wa0002    r-regajohondoEntre pista y troching llegamos al Refu de Regajohondo para continuar pista abajo hasta el Mirador de las Cebedillas, hay un senderito (unos 20m) que se baja muy bien, pero subirlo….lo peor del día, debíamos de estar algo cansados; la otra opción era despeñarse pero aún no nos dá por ahí. Casi agradecimos volver a la dichosa pista un rato, hasta que vimos un lugar apropiado para, dando un quiebro y reptando bajo una alambrada, llegar al Chorro de Navafría que está espectacular. Ya camino del coche (10 minutos) nos cruzamos con un montón de gente que subía. Exagerando un poco, nos costó encontrar el coche que habíamos dejado tan cuidadosamente aparcado.

img-20170218-wa0019   ch-navafria    ayo-penacabra         Entre sube, baja, pon crampones, quitalos, cuidado aquí, fotos, vistas, charlas, risas, saludar a algunos esquiadores….: 7 horas y algo más de 800m de desnivel, bueno.

 

camino-de-cueva-valiente  subiendoLUNES: Puestos a recuperar el fin de semana anterior, la casualidad y un buen día nos llevaron hasta S. Rafael para desde allí subir por la “directísima” a la Cueva Valiente y de ahí a la cima. Como suponíamos, pronto encontramos nieve dura, helada a tramos, así que hubo que emplearse a fondo para no bajar sin querer. Por fin llegamos a la cima, contentos de haber superado sin contratiempos la subida. Espectacular panorama, después de un rato, bajamos al sol y al “trai,larai,larito” llegamos al Coll. de La Gargantillas y de ahí a S. Rafael a comernos unas estupendas patatas con setas que teníamos bien ganadas.img-20170220-wa0026  img-20170220-wa0028         Hay que aprovechar la nieve, como siga así mal vamos. Febrero se vá a ver como se porta Marzo.

Posted in Salidas

Dos fines de semana

Pudiera parecer que hemos estado parados, pero no es del todo cierto. Hace un par de semanas unos cuantos se fueron a Gredos para participar en un curso de iniciación al alpinismo. Lo malo de organizar lo que sea a varias semanas vista es que hay que apandar con lo que venga y lo que vino fué una buena borrasca.

  img-20170205-wa0009  img-20170205-wa0016       Pues bien, recibidos en La Plataforma por una cortina de lluvia emprendieron camino con más o menos entusiasmo. Menos mal que iban al refugio de Reguero Llano y no tardaron demasiado, así todo unos aguantaron el chaparrón mejor que otros. A cenar y al saco que la temperatura ambiente tampoco estaba para mucha tertulia y al día siguiente habia que currar. La mañana del sábado se levanto intratable así que los monitores optaron por aprovechar el tiempo enseñando un poco de teoría, nudos, a encordarse, ponerse crampones…. dentro del refugio, esperando que mejorase un poco cosa que no ocurrió. Y así fué pasando el día entre prácticas, charlas y risas que no es mal modo de aprender.

                       img-20170204-wa0002  img-20170205-wa0076                      El domingo no fué mucho mejor, la niebla levantó unos metros, el viento amainó algo, así que se fueron en busca de una ladera cercana para practicar algo de lo aprendido, cuidando de que el viento no se llevara a los más menudos. Fué un fin de semana muy ilustrativo porque además del cursillo previsto, le vieron, un poco, la cara al invierno en la montaña y se supone que aprendieron a equiparse convenientemente, no olvidarse parte en casa, proteger la ropa de la mochila, llevar pilas de repuesto…..y a lo mejor que pasar frío, estar mojado, zarandeado no ver tres en un burro, no es lo suyo; a nadie nos gusta pero a veces ocurre y bueno es saberlo. A pesar de todo dicen haberlo pasado muy bien, encantados además por la atención recibida tanto de los monitores como del guarda del refugio, así que pronto nos veremos en otra, hay que ir a terminar las prácticas.

    img-20170205-wa0018  img-20170205-wa0052     El último fin de semana por razones que no vienen al caso no se salió, pero si se dedicó a tareas burocráticas que también hay, aunque nos gusten menos, no todo es corretear por ahí.

 

Posted in Salidas

Ruta inesperada

Anunciado estaba un fin de semana invernal, mejor día el sábado, así que nos emplazamos para ira a dar una vuelta hasta Peñalara. Cambiamos de opinión cuando vimos como estaba la mañana por allá arriba, estaba nevando y soplando fuerte del O. En estos casos La Barranca es un buen refugio, subes hasta donde la situación permita y listo.

img-20170128-wa0015  embalse-barrancaPara empezar la carreterilla estaba cortada antes de llegar a los bomberos, así que sospechando la que se iba a organizar más tarde, salimos de allí y dejamos el coche cerca de la entrada de Navacerrada. Descubres que ese recorrido que normalmente haces en coche y casi no ves, también tiene su encanto. Camino, edificaciones y pinos cubiertos de nieve, los embalses helados, las cumbres tapadas por las nubes y una espesa niebla ocultando el fondo del valle.

img_20170128_133046002  emb-navacerrada         Con el vamos viendo habitual en estos casos subimos por la Senda Ortiz  hasta el mirador que hay en el rellano del hospital derribado. Llegamos a nuestro techo,nos encontramos con el viento, las nubes, nevando y la pista que baja a la Fte. de la Campanilla en su nube. Ojeada al mapa y vimos lo que resultó un bonito camino protegido del viento, que bajando por la Ladera del Chiquillo y la Peña Entorcal nos llevó hasta el pequeño embalse del mismo nombre, helado también. En sus inmediaciones y parapetados tras unas piedras comimos rápidamente para ir en busca del coche, en el que nos fuimos en busca de un café calentido dejando atrás el lio organizado.

ayo-chiquillo  ladera-del-chiquillo         A veces encontramos nuevos caminos porque los buscamos, esta vez más bien fueron las circunstancias las que nos llevaron por una ruta diferente; mejor no pudo salir.

Posted in Salidas

Por la Cuerda de Los Porrones

A la Cuerda de los Porrones nos fuimos una mañana fría y soleada con el objetivo de llegar a la Maliciosa Baja. Al frío lo dejamos atrás enseguida a pesar de ir por el umbrío pinar, atentos a donde poner los pies porque la nieve del camino estaba helada. Cerca del Collado Porrón salimos al sol, pero al llegar a lo alto un vientecillo helado nos obligó a forrarnos a toda prisa. Hecho esto, estuvimos escudriñando la ladera que va al Boalo en busca de algún sendero por aquel lado; algo vimos, habrá que ir a investigar otro día.

img_20170122_093230421_hdr   img_20170122_111117089Animosos continuamos cuesta arriba agradeciendo el sol y disfrutando de la vista de la “Pedri” completa, la Cuerda Larga y la Bola cada día con menos nieve…, vamos mal este año. Desde el Collado de las Vacas emprendimos la bajada en dirección al Puente de Los Manchegos  por el sendero que figura en el mapa que llevábamos. Un hito, otro hito, matorral más alto cubierto de nieve…..adiós hitos; suerte que estaba dura y aguantó bastante bien nuestros cuerpos salerosos. Por fin llegamos al Manzanares que bajaba con mucha agua. Después de buscar un rato donde cruzarlo desistimos, las piedras estaban heladas  y las orillas crujían amenazadoramente al poner el píe encima. Así que nada, mientras veíamos bajar aburridos por el camino de la Bola a una tropilla, nosotros continuamos divirtiéndonos otro rato subiendo un poco y flanqueando la Mali Baja en la dirección conveniente. Hubimos de echar mano de la conocida técnica del “culing” para bajar el talud hasta la pista que queríamos, a la sombra y naturalmente helada. Hasta aquí el “momento Denali” del día.

coll-de-los-pastores  img-20170122-wa0014         En un periquete llegamos al Collado de Los Pastores en busca del sol y arrebujados entre sus piedras comimos (es un decir) rápidamente que se acercaban las cuatro de la tarde y aún quedaba camino que correr.Bajamos a paso ligero disfrutando de la luz de la tarde que tan bonita pone a La Pedriza y que curioso (no es habitual a esas horas) hablando de comida. Se ve que los estómagos estaban necesitados después de tan frugal almuerzo.

img-20170122-wa0011  img-20170122-wa0016         Así terminó esta divertida excusión, más larga de lo habitual por culpa de la dichosa bajada, que nos pone el listón alto para la próxima.

 

Posted in Salidas

Mediando Enero

Marcaba -1º el temómetro cuando salimos de casa con la idea de ir a la zona de Cotos. Según subíamos por la A6 y viendo el panorama cambiamos de idea. Nubes muy espesas estaban pegadas a las cumbres, había viento fuerte y la previsión del tiempo era a peor, así que nos fuimos a donde parecía que “pudiera ser” que aguantase al menos la mañana.

penota-helada   img_20170114_115315739Para empezar la emprendimos con la senda que desde el Hospital de la Fuenfría llega a la Calle Alta. De momento iba bien la cosa, por lo que subimos hasta el collado de Cerromalejo a ver que se cocía por allí. Las nubes corrían desbocadas entrando por el Pto del León, el de la Fuenfría ni se veía; la Peñota helada, piedras y hielo mala combinación, así que a la Peña del Águila. El camino estaba precioso con el matorral y los pinos escarchados, al sol….. Aaah! pero al llegar arriba cerrada de cremalleras, gorros, guantes. Sólo paramos lo justo para ver el panorama comprobar como la Mujer Muerta retenía las nubes de aquella zona y hacer alguna foto apresurada.

emb-tabladillas   cima Con el viento de cara bajamos hasta el collado de Marichiva y nuestra vida mejoró. Parecía que el buen día aguantaría un par de horas más, así que por la pista fuimos hasta el Collado del Rey donde comimos aprovechando los últimos rayos de sol, cada vez se cerraban más las nubes y el frío empezaba a ser incómodo. Como el camino baja muy rápidamente entre pinos pronto entramos en calor.

img_20170114_104203405   img_20170114_113752955        Por arriba nos cruzamos con un par de grupos de veteranos, por la pista otro de paseantes y ya bajando un amable señor se acercó pensando que estábamos perdidas. Nosotras no, pero no hacía mucho habíamos encarrilado a dos ciclistas más que despistados. Aún no entendemos como se sale a hacer una ruta sin llevar un mapa o algo que se le parezca.

img-20170114-wa0017  img-20170114-wa0011  img-20170114-wa0019                   Bueno, el “vamos viendo” se saldó con unas 6 horas de paseo, un montón de desnivel, otro de kilómetros y unas imágenes espectaculares.

 

 

Posted in Salidas