Menos mal!

Este verano que tenemos se ha propuesto ponernos a prueba, pero siguiendo la máxima de que “cuanto más alto más fresco”, quedamos para ir a Siete Picos. Mira que es bonito, nos gusta, en invierno también, lo malo es que estando aquí al lado veces se hace dificil llegar. El domingo había una carrera ciclista (ya no se cortan los tramos de carretera?), que nos obligó a ir chupando rueda hasta el mismísimo Pto. de Navacerrada. Hechando humo (los coches y nosotros) conseguimos aparcar y salir zumbando lejos de la algarabía.

7 Picos    Que bién vamos, subiendo entre sol y sombra con un amable airecito que nos acompaña!. Empezamos por el Alto del Telégrafo y fuimos enredando de uno a otro hasta La Majalasna. Por cierto que en la bajada encontramos una fuente de hierro de artístico y delicado (si la miras fijo, se cae) diseño, dedicada a Paquito Fdez. Ochoa en un bonito lugar; que manía les ha entrado con poner cosas de hierro por aquí y por allá!, paramos aquí la reflexión.

  F. Paq. Fndez. Ochoa Después de trastear un poco por La Majalasna, nos fuimos al Coll. Ventoso, tomando nota del estado de las frambuesas que hay por algún lugar secreto, como los pescadores y seteros. Con permiso de las vacas y caballos que por allí andaban buscamos una sombra adecuada donde comer y “mirar un poco para adentro”. Cumplido este requisito con toda seriedad, enfilamos el Camino Schmid y lo anduvimos… enterito hasta el final!! estaremos perdiendo facultades?.

2015-07-12 12.03.50

Advertisements
This entry was posted in Salidas and tagged . Bookmark the permalink.