Verano

La mañana del domingo, no se veían las cumbres de La Sierra y como hacia el Oeste parecía más despejado, pusimos rumbo a la Sierra del Valle con la idea de subir algún pico por allí. Dejamos el coche en Las Eras de Casillas y nos encaminamos, entre castaños primero y pinos después, al Coll. de Las Vacas, donde hay varios indicadores. Por la pista que sube a la fuente del Berrueco aún a la sombra, subimos tranquilamente disfrutando de la amplia vista del Valle del Tietar. De repente la cosa cambia, se acaban la sombra y la pista. Delante de nosotros unos 100m de subida al Berrueco, un enorme montón de piedras trufadas de un matorral infranqueable. Suerte que algún alma buena dejó unos cuantos hitos que hay que buscar atentamente. Por fin saltando alegremente de piedra en piedra,  llegamos a la cumbre acompañados de un aire misericordioso que impidió que el sol nos matara allí mismo.

Castaño   Escusa   A nuestros pies (más o menos) vemos el embalse del Burguillo bastante mermado al fondo del Valle de Iruelas. Relativamente cerca se ven las antenas del Escusa, pero el aburrido y soleado cuestón, el calor y la certeza de que las vistas desde allí no son mejores, hacen que optemos por ir en busca de una sombra donde comer.  Ya habíamos subido un pico, objetivo del día., así que rumbo al Este.

IPto. Casillas      Café Llegados al Pto. de Casillas, encontramos una praderita estupenda. Seca, “pinchosa”, habitada por hormigas mordedoras, bajo unos pinos que no paraban de soltar piñas a causa del calor, menos mal que eran pequeñas!. Localizada la trayectoria de los misiles y la posición de las hormigas, nos instalamos para comer, filosofar y dormitar tranquilamente, que para eso tenemos experiencia de otras guerras. Pasado un tiempo prudencial, emprendimos la bajada por la pista que entre pinos llega hasta Las Eras, no queríamos complicarnos la vida.

Tronco  Fte. Las Esras

Advertisements
This entry was posted in Salidas and tagged . Bookmark the permalink.