En busca de la nieve

Del paseillo del fin de semana pasado por la nieve, nos quedaron ganas de repetir antes de que desaparezca la poca que queda, y a donde?……. pues al Nevero que algo quedará, no se llama así por eso?.  Además hay que aprovechar que las pistas de sky de fondo están cerradas, que luego no hay quien suba. Tempranito que aquello queda un poco lejos, salimos dispuestos a aprovechar el día lo mejor posible. Sorpresa!!, unos flamantes aparcamientos, un panel informativo (hasta aquí vale), más alambradas, un reloj de sol, una placa conmemorativa de no se qué (por qué “adornan” el monte?), vallas por aquí y por allá, prohibidos,  pinos talados….Rezongando emprendimos el camino de la lagunillas.

IMG-20160123-WA0058                         IMG-20160123-WA0043          Llegando a la altura de la Peña del Cuervo ya empezamos a encontrar alguna manchita de nieve que otra, así que más animados continuamos subiendo convencidos que en la hoya grande algo íbamos a encontrar, además el agua que atropellada bajaba por los arroyos que íbamos cruzando, nos alegraba la subida. Yuuupy!!, allí estaban las lagunitas medio heladas y un par de pequeños corredores con nieve suficiente para echar el rato. Empezamos por practicar el atado de crampones  y un poco de autodetención que nunca viene mal, que de un año para otro se nos olvida.

IMG_20160123_104243676_HDR    IMG_20160123_120423192Terminado este capítulo continuamos subiendo hasta la cima y muy poca nieve a la vista. En su lugar había un móntón de gente. Disfrutamos del lugar, de la temperatura, y un rato de charla con algunos. Entre ellos un señor acompañado de su hijo de 10 años (futuro gran montañero) con las raquetas y algunos picos importantes en su mochila según nos contó, orgulloso nos agradeció con una gran sonrisa nuestras felicitaciones.  Nos despedimos y  fuimos en busca de un lugar más tranquilo y con buenas vistas donde comer. Como con la subida se fué disipando el “rezongueo” la comida resultó animada y divertida.IMG_20160123_110513177_HDR     IMG-20160123-WA0042           Ya bajando nos encontramos el flamante reloj de sol lleno de paseantes que lo tomaron por un banco donde sentarse a merendar, en fin.

 

 

Advertisements
This entry was posted in Salidas and tagged . Bookmark the permalink.