Robledo de Chavela

Una circunstancia especial nos aconseja para este día una excursión corta, más o menos tranquila, sin mucho desnivel, zona nueva si puede ser……Pensando un momentito sale La Almenara, hace mucho que no vamos por allí y antes de que el calor apriete no está mal, además es entretenida.

8  2Aparcamos al final del pueblo y alegremente por la fresca, empezamos a andar por la Avenida de la Hermita de Navahonda. Pronto se convierte en camino que  abandonamos en un pequeño collado para subir por el sendero que lleva a la cumbre. Todas las hierbas, cardos, zarzas y flores lo escondían de vez en cuando, así que por aquí y por allá llegamos a la trepada final. Seguramente como es pequeño y para significarse por algo, este monte tiene dos vértices geodésicos así que subimos a los dos por si acaso no vaya a ser, que una cumbre no se hace hasta que se llega a lo más alto. Mientras algunos reponían fuerzas,  además de las estupendas vistas, vimos pasar un rebaño de cabras domésticas y la reorientación de la antena grande de la Estacion de seguimiento de satélites de la Nasa (ni una foto, como somos); interesante contraste entre el mundo rural y el tecnológico más avanzado.

4  5Buscando un camino diferente por donde volver (que sólo lo encontramos a ratos) fuimos a parar a un bonito y fresco bosque. Un par de tropezones inoportunos nos hicieron parar un rato, los pólenes volanderos iban fastidiando más de la cuenta y empezaba a hacer calor, así que en una acogedora sombra paramos a comer. Comidos y bebidos de agua, no penseis otra cosa, continuamos hacia el pueblo hasta que un camino traidor nos llevó a la carretera despues de bajar por un talud así, así. Todo por no subir un pequeño collado después de comer, ay, ay.

IMG_20160604_104915624  IMG_20160604_154855056 Tres kilómetros!!!, menos mal que llegando al pueblo nos salió al paso una sombreada terraza donde lamimos nuestras heridas a base de más agua, helados y refrescos.

Advertisements
This entry was posted in Salidas and tagged . Bookmark the permalink.