Mondalindo

Cuando empieza a hacer calor solemos hacer rutas tranquilas, con sombra…para no sofocarnos demasiado. Hasta Garganta de los Montes (bonito pueblo) nos fuimos, porque el Mondalindo desde allí permite una sombreada y relajada subida por una pista casi en su totalidad.

Pilon  Bosque Pian pianito empezamos atravesando una pradera, un poco amarilla ya, con una estupenda fuente con su abrevadero, rosales floridos y vacas al fresco (poco) de la mañana. Al llegar a la pista vemos venir casi corriendo a una pareja huyendo de un grupo de tranquilas vacas y un TORO, dijeron. Por la tranquilidad de algunos, salimos de la pista subiendo un poco para rodearlas. Error!, “ya que estamos, podemos seguir subiendo por aquí” alguien dijo. Pues hala, lo más derechos posible para arriba, por medio de un bonito bosque sudando a la gota gorda, sobre todo uno que llevaba peso extra, pero eso pertenece al secreto del sumario. Llegando al Regajo (600m sin perdón) se iba acabando la sombra, menos mal que corría un airecillo muy agradable que aliviaba nuestro sufrimiento. Ya en el cordal y a pleno sol,  continuamos subiendo hasta  la Peña Negra y después de echarle un vistazo a La Cabrera, con un baja-sube llegamos al pelado Mondalindo.

Peña Negra  CumbreAprovechando las estupendas vistas pudimos ver los últimos neveros de Peñalara y el pico del Nevero (3 de julio). Un rato de charla, fotos y refrigerio terminó en busca de una sombra donde comer tranquilamente. Bajamos como habíamos subido, siguiendo esa dichosa linea recta que a veces se nos pone por delante y al parecer sólo vemos los iniciados. Llegamos enseguida al pueblo claro, así que nos fuimos a tomar algo fresquito mientras nos preguntábamos si tenemos remedio o no y…. parece que no mucho, vaya!

Cabeza de La Braña  Neveros Julio 2016Ciertamente la distancia más corta entre dos puntos es la linea recta, cuando se puede, claro.

 

 

 

Advertisements
This entry was posted in Salidas. Bookmark the permalink.