Día completo

Anunciado un fin de semana primaveral con nieve en la Sierra, ay!. Barranca no, Fuenfría no, ni Ptos. de Cotos, Navacerrada o Morcuera. A las 8:30 de la mañana un montón de coches disparados por la A6 y los paneles avisando que los parkings estaban petados. Nos fuimos a Miraflores con un ya vemos. La carreterra al Pto. de Canencia estaba tranquila así que subimos. Aligeramos las mochilas y nos dispusimos a dar un tranquilo paseo.

fte-pto    img_20170225_112341517   Pronto abandonamos la pista que pasa por El Hornillo para ir a la Senda Ecológica, más o menos. Por un abandonado y bonito camino llegamos a la Crorrera de Mojanavalle. Estábamos estudiando como cruzar el Ayo. del Sestil que bajaba bravo y las piedras posibles, tenían musgo o hielo, cuando apareció un angel de la guarda, encarnado en amable señor, que viendo nuestras intenciones nos dijo que un poco más abajo había una pasarela; así que sin poner en peligro nuestra integridad, pasamos al otro lado. A los pocos minutos en un cruce de pistas oimos un extraño ruido. Parecía el chirrido de unos frenos, nos apartamos de una pista que bajaba por la empinada ladera no fuera a ser que nos atropellaran. Visto que la esperada bici despendolada no aparece y el ruido sigue en el mismo sitio, a pocos pasos de nosotros, aguzamos el oido y nos damos cuenta de que el ruido es muy parecido al de los cerdos en la matanza. Ostras!!! a ver si va a ser un jabalí herido, mala cosa. Nos apartamos un poco y llamamos al 112 explicando la situación, añadiendo que había paseantes con niños por la zona. Nos pasaron con los forestales del lugar que nos dijeron que saliéramos de allí, que ya iban para arriba. Así que continuamos subiendo tranquilamente, aunque alguien vió moverse algunas ramas……. img-20170226-wa0009 img-20170225-wa0008 huellas          De pronto llegamos a un cortafuegos nevadito que parecía un camino al cielo, directo al cordal. Así que disfrutando del solazo (faltaron las sombrillas) y las vistas fuimos hacia El Perdiguera. Una despistada pareja, con sus playeros por los  charcos, barro y nieve, nos preguntaron como ir al Pto de Canencia. Nos los llevamos un buen rato hasta que los dejamos bien encaminados y nos fuimos a comer al Perdiguera.  Bajamos en compañía de una joven pareja que por allí andaba, que si sabían donde estaban, charlando animadamente. Un poco más abajo, a las tres de la tarde, otra pareja: “¿Por donde podemos ir al Pto Canencia y cuanto se tarda?” “Por esa pista que se ve ahí” “Ah no, por ahí venimos y folleto (que no vemos) que traemos marca una ruta circular, queremos volver por ahí”. Mirando al cielo pidiendo protección, le indicamos como tomar una pista un poco más alla y sacamos nuestro mapa para que le hagan una foto al trozo que les interesa; no sabemos si era la suya, pero circular era.  Continuamos a lo nuestro, llegamos al Puerto, nos despedimos de la pareja que nos acompañaba y nos fuimos.

cortafuegos    cuerda-largaÚltimamente nos estamos convirtiendo en los rescatadores oficiosos de la Sierra, rara es la semana que no encontramos un grupo despistado. Lo hacemos encantados, pero nos preocupa.

Advertisements
This entry was posted in Salidas. Bookmark the permalink.