La Pinareja: un día para disfrutar de la tranquilidad y la luz.

Como siempre mereció la pena no pasar el domingo en casa, porque todo lo acompañaba: buena temperatura y una visibilidad estupenda, el día estaba claro. Empecé la ruta en Las Dehesas de Cercedilla y tranquilamente me dirigí hacia el Collado Marichiva. Fue una subida tranquila en el que apenas me encontré con nadie,  el canto de los pájaros acompaño todo el rato. Lo que me llamó la atención nada más empezar a caminar fue que la fuente estaba seca y el regato que hay por el camino estaba igual, sin agua. Cuando llegué al collado la luz era impresionante, se veía con claridad todo el bosque de Las Dehesas con sus árboles con sus colores invernales.  Aquí hice una pequeña parada para beber un poco de agua y continué mi camino hacia mi objetivo: La Pinareja.          Ascendí tranquilamente hacia el Cerro Minguete, entre el límite de Madrid y Segovia disfrutando debido a la claridad del día, del bonito paisaje de ambas provincias. “Hola buenos días” fueron de las pocas palabras que dije en todo el camino a un grupo de chicos que venían desde el Cerro Minguete hacia mi. Dedicí no subir a este Cerro y continuar tranquilamente por la senda que lleva al siguiente collado en la base de La Pinareja. Otra vez más pude contemplar la falta de agua que tenemos al ver la situación de los pantanos que desde mi paseo se pueden contemplar. Comencé mi ascenso hasta mi objetivo, fue una alegría llegar y solo encontrarme con una persona, lo cual es bastante difícil. Aquí paré a comer algo y descansar un ratito disfrutando del silencio y las vistas de la meseta segoviana. Como ese día acababan de cambiar la hora y no tenía muy claro cuando se haría de noche, decidí poner fin a mi camino y desandar lo andado a excepción de la subida al Cerro Minguete que esta vez si lo coroné.

  Antes de empezar la bajada hacia el Collado Marichiva volví a sentarme tranquilamente mirando hacia el oeste y disfrutando una vez mas de la luz y la buena temperatura del día. Y así poco a poco llegue a donde comenzó mi día.  Pepa.

Advertisements
This entry was posted in Salidas. Bookmark the permalink.