De paseo

Ya estamos en casa, cada uno en la suya claro. Se trataba de dar un paseo mañanero para abrir el apetito.

  Cuando llegamos al Pte. de La Aceña había 3 coches, bien. La verdad que el día pintaba un poco feucho y un pequeño escalofrío nos recorrió al bajar del coche; hay quien sostiene que es el peor momento del día. Pero como los malos ratos pronto, sin pensarlo más echamos a andar por el camino.

        El rio muy animado, los árboles y arbustos aún pelados, las piedras cubiertas de un musgo verde esmeralda y el cielo se adivinaba gris por encima de los pinos. Encantados, seremos raros?, el caso es que casi sólos llegamos a la Chorrera del Hornillo, espléndida. Par de fotos y continuamos hasta la pequeña pradera donde se encuentran el camino oficial y un empinado senderito a ratos, que va justo en sentido contrario, el nuestro claro.

                      Llegamos a los prados de Majadahoda, ya a cielo abierto, y continuamos camino del Barranco de La Cabeza. Con nieve en el camino y una nube que iba y venía tapando la cumbre subimos. No nos entretuvimos mucho que aún quedaba una buena vuelta que dar. Bajamos en busca de la Cuerda de La Negradera cruzando, neveros, prados y charcos   envueltos en una claridad lechosa, temperatura agradable y con el viento en calma.

         Es una bajada muy bonita, tendida y con unas vistas espectaculares. Veíamos a lo lejos la Sierra del Valle, La Paramera y más allá Gredos. A la derecha el embalse de Peguerinos, Cueva Valiente…. y nieve hasta bastante abajo. Dos yeguas con sus potrillos nos vieron pasar indiferentes.  Desde un colladín un camino nos bajó casi a trompicones, al vallecito del Ayo. de La Aceña y ya tranquilamente, por la pista que va al lado del río , llegamos al parking que estaba petado.

  Cuatro horas bien aprovechadas, una bonita circular y solos casi toda la mañana.

 

Advertisements
This entry was posted in Salidas. Bookmark the permalink.