Tiempo de tormentas

Esta salida, como tantas veces, de no se cuantos se quedó en dos, pues vale. Aún así  decidimos mantener el plan inicial, que era subir hasta el Chorro del Manzanares en La Pedriza y bajar para comer en casa. Las tormentas que a partir de primera hora de la tarde ha habido estos días pasados no aconsejaban otra cosa.

     Así que poco después de las 9:00 dejamos el coche bien aparcadito y con una mañana espléndida y el estruendo del Manzanares de fondo, iniciamos la marcha valle arriba por un sendero que, entre flores varias, pinos robles y alguna praderita, evita buena parte de la aburrida y peligrosa pista. El río baja con mucha agua, sobrecoge un poco tanta fuerza, por lo que cada resalte se convierte en un pequeño chorro espectacular. Foto aquí, foto allí, llegamos al Puente del Retén para empezar a subir de verdad hasta el Chorro que, como era de esperar, estaba espléndido.

                                      Pausa, foto, cielo, reloj, mapa…..”Son poco más de las once, hasta las dos aún falta y parece que aguanta, en una hora llegamos al Pte. de Los Manchegos y luego podemos ir por aquí, por allí…”. Sabido es que pensar es peligroso y cuando los pensamientos se dicen en voz alta (verbalizar dicen los modernos) peor mas p´arriba. Algunas nubes más negras que otras rondaban sobre nuestras cabezas, pero nos iban dando cuartelillo, así que trailarailarito. Compartimos el Collado de Los Pastores, con unos ciclitas que poco después casi nos atropellan.

                                          Inevitablemente tuvimos que andar más pista de la que quisieramos porque, como suele ser frecuente, de algunos de los caminos que figuran en los mapas no queda ni rastro. Esta sierra no es precisamente fácil, así que encuanto vimos una mínima posibilidad (casi siempre hay alguna) nos tiramos ladera abajo y listo. Eso de buscarnos la vida nos encanta, la verdad. Paramos a picar algo (poco que la idea era comer en casa), un momentito mientras veíamos acercarse la lluvia, por suerte no se oía ni un trueno.

   Total que el “paseo” salió por un porrón de horas casi sin comer, unos cuantos metros de desnivel y sin mojarnos. Estupenda vamos.

    POR CIERTO UN  “señor” SE MOSQUEÓ PORQUE LE DIJIMOS QUE SU PERRO (de los considerados peligrosos) NO DEBÍA IR SUELTO Y ENCIMA SIN BOZAL. En fin sin comentarios, que hay unos cuantos. De paso, también les pedimos a los ciclistas un timbre que a veces compartimos territorio, sean pistas o caminos.

   

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salidas. Guarda el enlace permanente.