Verano

El modelito de entretiempo lo hemos lucido poco. Llegó el calor y hay que sacar los trapitos de verano. Es el momento de hacer salidas más sombreadas y por zonas más frescas, así que tirando de archivo el sábado algunos fuimos a dar una vuelta por los preciosos pinares de Valsaín-La Granja.

                       Sin prisa, disfrutando del fresquito mañanero, nos encaminamos hacia la Cueva del Monje, por el variado bosque al que llegaba el agua de unos cuantos arroyos. Según la altura, además de los pinos la mirada atenta ve cerezos, robles, grupos de acebos en compañía y algún tejo despistado, además de una gran variedad de arbustos mostrando sus flores que dan otra nota más de color. Primera parada para tomar algo y hacer las fotos de rigor. Confirmado, con este plan el recorrido previsto ni de broma; no pasa nada, reajuste y…. a subir por aquí.

                                                  Enfilamos un camino (no “el camino”) hacia nuestro siguiente destino, Las Peñas de La Chorranca; otra parada para mojarse los pies, mientras hacíamos más fotos y observábamos el ir y venir  de gente por el camino del otro lado. Desde allí encaramos la empinada ladera por donde se despeña solitario el Ayo. de Las Almas del Diablo, que ese si que estaba espectacular.

                Al llegar a lo alto, el terreno da una tregua mientras llega a una pista que dimos en llamar Avenida de los Cerezos; sorprenden a esa altura en medio de tanto pino. Atentos al cambio que se estaba produciendo, llegamos al comedor previsto: La Silla del Rey en el Cerro del Moño de la Tía Andrea. Poco tiempo para comer, una más que ruidosa tormenta se acercaba por momentos y no era precisamente un chaparrón la mayor preocupación. Así que venga que hay que espabilar, ni camino ni fotos ni nada. En una vertiginosa casi linea recta, llegamos a Valsaín mientras dejábamos el tormentón a nuestras espaldas.

             Así de bonita fué la ruta de los nombres largos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salidas. Guarda el enlace permanente.