Entre dos luces

Ya tenemos encima los calores del verano, es el momento de volver a la antigua y veraniega costumbre de subir a algún lugar para tomar el bocata mientras se pone el sol y sale la luna, si toca. El otro día tocaba llena y se apuntaron también unos cuanto amigos de nuestro presidente.

              Unos y otros llegamos al Pto. del León más o menos a la hora prevista. Hechas las presentaciones iniciamos la marcha con una estupenda temperatura y vigilando atentamente el desplazamiento de una negra nube; las tormentas aún rondan por ahí y no hay que relajarse. A poco de salir llega un mensaje de Elena, “acabo de llegar, donde estaís”? Ostras!! como no teníamos claro si venía….Nada la encaminamos y en pocos minutos ya estaba con nosotros, justo antes de empezar a subir la primera cuesta.

              Así entre charlas y fotos, algunos casi corriendo, subimos el Piñonero, bajamos al Coll de La Gasca y subimos a la Cabeza de Lijar, por el GR10 vaya. La verdad es que es un excelente mirador y aunque había calima, se pudieron hacer bonitas fotos. El fresquito reinante hizo salir ropa de las mochilas y acto seguido las viandas; hasta langostinos!! que fueron rulando gracias a la generosidad de su propietaria. Barritas energéticas, para que?. Bueno entre tanto ajetreo disfrutamos de una aceptable puesta de sol, que aquí también las hay muy bonitas. Los más ligeros de ropa tenían frío por lo que emprendimos el regreso dejando allí la magia de la última hora del día. Bajamos hasta el Coll. de La Mina por la pista alumbrados a ratos por la luna. A nuestro piés las luces de Madrid, los pueblos de la zona Oeste y la A6, un despilfarro lumínico espectacular. A lo lejos, sobre Somosierra centelleaban los rayos de una tormenta a la que seguramente nuestra nube contribuyó.

    Misión cumplida a las doce, como Cenicienta, todo el mundo en su casa que al día siguiente había que currar.

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salidas. Guarda el enlace permanente.