Año nuevo…..

Aquí estamos otra vez aunque no nos fuimos de todo, el que pudo hizo pequeñas escapadas; Los Cogorros, El Espartal…..

Este invierno de noche y verano de día, anima mucho para echarse a los caminos, así que hemos empezado con fuerza que hay que bajar el turrón.

        El sábado fuimos hasta La Jarosa y marcando la linea mas recta posible subimos hasta La Salamanca. Una mañana fresca y muy clara hizo que parásemos de vez en cuando a disfrutar del paisaje. Cuando llegamos arriba, nos apenó mucho ver lo destrozado que está el viejo refugio así que poco paramos allí. Nos fuimos en busca de una antigua mina de wolframio que está un poco por debajo del Collado de La Mina, y visto que se levantaba un aire un poco incómodo, bajamos a comer a una soleada pradera para después de cumplir con tan reconfortante misión, retornar por la bonita Ruta del Agua.

 

El objetivo del domingo fué La Peñota. Hay varios modos de atacarla, esta vez fuimos por la ruta entretenida en la que, para nuestra sorpresa había un grupito que pronto perdimos de vista; se ve que hay más aventureros por ahí.

               Desde el Pto. del León bajamos, para luego subir más metros (esto tenemos que hacernóslo mirar, no es la primera vez), por el PR-30 hasta la fuente de la curva para subir por la Solana de La Molinera. Como es una ruta muy poco frecuentada, el sendero está sólo está a ratos pero tampoco hace mucha falta. Con un poco de arte, te metes en un pinar, peleas un poco con los pinos, algún matorral, una alambrada, las piedras…. y cuando te das cuenta ya estás en la primera cima. Había mogollón de gente; aún así tuvimos suerte porque pudimos disfrutar de la cima en exclusiva un rato.

                 Un viento frío nos aconsejó bajar un poco en busca de un buen comedor que resultó estar por el Cerro del Mostajo. Allí se despidió uno de los componentes de la partida que tenía prisa. Terminada la sobremesa los demás, bajamos tranquilamente disfrutando del solcito de la tarde. Por el camino gracias a la modernidad, quedamos para tomar un café con unos amigos y su peque en Villalba.

  

Dos días de desniveles aceptables dentro de un tiempo razonable…., no está mal; se ve que no nos hemos pasado mucho.

 

Esta entrada fue publicada en Salidas. Guarda el enlace permanente.