Paseillo mañanero

Condición indispensable para hoy, era terminar temprano, así que elegimos un recorrido corto que no ligero.  Tempranito nos dirigimos al Valle de La Fuenfría, principio de la ruta, donde nos encontramos con el resto de la partida. La mañana estaba fría pero poco. Mientras nos poníamos las botas acordamos dejar las raquetas y llevar los crampones por si encontrábamos hielo en el camino.

        A poco de empezar a andar aprovechamos un claro del bosque bien soleado para retirar la primera capa de ropa (visto desde fuera), empezábamos a encarar la subida y mejor no ir muy abrigados. Entramos en la Vereda de La Piñuela que, por la Ladera del Infierno (merecido nombre), gana altura rápidamente y llega a la Pista Forestal de La Calle Alta. De ahí al Collado de Cerromalejo, un pis pas.

         A la Peña del Águila se puede subir por el GR-10 o por un senderito que hay en las inmediaciones, un poco más animado; ya imaginais por donde fuimos, no?. Sin mucha fatiga, porque la nieve estaba dura fuimos saliendo del bosque y parando de vez en cuando a hechar un vistazo al entorno que es espectacular. Y así burla, burlando llegamos a la cima. Como era de esperar el viento de los últimos días, había barrido prácticamente la nieve y helado la poca que queda.

        Con buena temperatura gracias al sol y el viento en calma dedicamos un buen rato al amplio panorama, mientras nos pregúntamos si de verdad estamos en invierno. La Mujer Muerta espléndida al otro lado del Valle del Rio Moros y en el fondo, el embalse del Tejo medio helado, reflejaba el azul del cielo; el de Las Cabras se veía helado por completo.

     Bajamos al Coll. de Marichiva donde pararamos un rato a comer un poco, y ya sin pérdida de tiempo continuamos hasta el coche, encantados de haber paseado los crampones.

        Sin duda una espléndida mañana muy bien aprovechada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salidas. Guarda el enlace permanente.