Caminos alternativos

Un imprevisto de última hora nos dejó en cuadro, lo que motivó un cambio de planes, así que sin darle muchas vueltas fuimos a La Barranca, camino de La Cuerda de Las Cabrillas.

Por variar, en vez de ir por donde va todo el mundo, decidimos subir al Mirador de Las Canchas por un sendero que sube derecho desde el Hotel. Ya sabemos porque está casi desaparecido a pesar de que figura en algunos mapas; unos 350m. sin respiro. Paramos un momento en el Mirador para coger aire y subir (otros 150m. más) hasta Peña Pintada. Sorteando la nieve que cubría matorral y piedras continuamos hasta el Collado del Emburriadero. Por el camino, en un nevero bastante apañado entre unas rocas, vimos un  pequeño grupo haciendo prácticas de autodetención. Al final de la pendiente había un matorral espeso, que hubiera frenado una caida sin más que un susto; una buena elección sin duda.

Paramos a comer en unas piedras un poco alejadas del follón de gente que había subido desde el Pto. de Navacerrada. Se estaba de maravilla, pero ver los montes tan escasos de nieve a estas alturas del año…..Entramos en el Camino de la Tubería por el que andubimos un rato, hasta que se nos ocurrió buscar otro camino (sólo está en el mapa) que baja en picado hasta la Fuente del Molinillo. Lo curioso es que en el mapa del GPS también figura y de hecho bajamos por su traza, pero ni rastro del sendero. De ahí al parking sin más sobresaltos.

Una excursión de lo más entretenida que nos hizo dudar de nuestra fé en los mapas.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Salidas. Guarda el enlace permanente.