Entre puente y puente

La Semana Santa y los festivos de mayo, han dejado al grupo un tanto desmochado; menos mal que siempre queda alguien por aquí dispuesto a dar una vuelta. Además de un paseo por la S. de Hoyo para ver correr el agua por la Cascada del Covacho el domingo, ayer fuimos en busca de un poco de historia.

Al embalse de Puente Alta, cerca de Revenga, llega el Arroyo de Riofrío o de La Acebeda (según el tramo). En la cola del embalse arranca el camino señalizado que conduce al Azud y las balsas de decantación que en su día construyeron los romanos para captar agua que llevar al Acueducto de Segovia. En parte está restaurado o soterrado (sigue en uso), pero no por eso deja de ser interesante, aquellos romanos entre otras cosas eran grandes ingenieros.

Subimos por la orilla el río que bajaba con abundante agua, aún se notan los efectos del deshielo a pesar de que ha sido una temporada de nieve escasa. Después de dedicarle el tiempo necesario, continuamos hasta encontrar una pista asfaltada.

Al otro lado arranca la fuerte subida que por un antiguo cortafuegos llega a los Altos de Majalapeña. Parece que sólo hay pinos, pero mirando con antención se ven bastantes acebos aislados e incluso algún pequeño bosquete, vamos por el borde del Bosque de La Acebeda. Al tran, tran llegamos a la primera elevación. A partir de ahí nuestra vida mejora, recuperamos el resuello mientras pasando por piquillos y collados con verdes praderas llegamos al bonito y tranquilo Collado del Río Peces.

Nos sentamos a comer debajo de un hermoso pino mientras observábamos con recelo las negras nubes que se iban juntando. Esto junto con el calor sofocante nos decidió a bajar por la vía más rápida dejando la más interesante para otro día. Buena decisión, cuando llegamos al embalse en todo el cordal de la Mujer Muerta había una buena montada.

La lluvia nos pilló subiendo el Pto. de Navacerrada. Bien, como siempre.

 

Esta entrada fue publicada en Salidas. Guarda el enlace permanente.