Ruta 4 Lagunas del Barco – Gredos

Esta vez, el reto era muy prometedor: acometer las cuatro lagunas en la parte más occidental del macizo de Gredos, lagunas entorno a los 2000 metros. Son las lagunas de La Nava, Los Caballeros, Cuadrada y la del Barco.

Una ruta de 24 km y 1300 metros de desnivel acumulado, que íbamos a hacer en dos jornadas, saliendo de Nava del Barco y pernoctando en la Laguna del Barco.

Mapa de la Ruta

Tras dos horas de coche desde Madrid hasta Nava del Barco, un trecho de pista, llegamos al punto de partida.

Iniciamos la ruta con muy buena temperatura en una ascensión no dura, pero sí continua. Pasamos por un Altar con una Virgen incrustada en el hueco de una gran piedra y una cruz a lo alto.

Mari Carmen empezó a marcar el ritmo, hasta que llegamos a la Laguna de la Nava, que nos impresionó por el color esmeralda de sus aguas, pareciera que estuviéramos en Ibiza. Algún senderista aventurado, se estaba dando un baño en unas aguas que cortan.

Laguna de La Nava

Siguiendo la ruta que nos indicaba Jose Maria, continuamos hacia la Laguna de los Caballeros, con la ascensión continua hasta el alto que daba al valle de la garganta de los Caballeros, donde comenzamos el descenso a la laguna. Una laguna redonda, muy bonita y con un colorido y olor de los piornos en flor, que nos embriagó desde el primer momento.

Miguel nos iba ilustrando con su conocimiento y sabiduría de la Sierra y algún que otro chascarrillo, que nos hacían más amenos los tramos duros de la ruta.

Desde la ladera donde se divisaba la laguna, se podía apreciar perfectamente, justo en frente, el gran desnivel que nos quedaba por acometer para llegar a los pies del pico de la Covacha, nuestro objetivo, a partir del cual, ya sería prácticamente todo bajada. Era el momento de parar a comer y reponer fuerzas para subir el repecho. Así, que estuvimos en la laguna, disfrutando de la vista a los pies del circo, en un entorno prácticamente lunar. No había nadie, sólo una silueta al fondo y unas monteses.

Laguna de los Caballeros

Comenzamos la subida, con el paso firme de Mar, a ritmo constante, diésel y sin desfallecer, admirable. Notábamos todos el peso extra de las mochilas que tuvimos que cargar, más de los habitual, por ser una ruta de dos días. La incertidumbre de la temperatura nocturna al pie de las lagunas, nos hizo ser muy previsores. La noche anterior estuvieron bajo cero.

Llegamos al collado que daba justo a las dos vertientes de la Sierra. Se veía claramente la vertiente Sur, dando a la Garganta de Minchones, parte de Villanueva y parte de Madrigal, ambas de La Vera. Miguel nos lo estuvo indicando, incluso planteando nuevas posibilidades de rutas por esa vertiente.

Un poco más y ya estábamos justo debajo de La Covacha. Tiramos literalmente las mochilas al suelo. Habíamos conseguido llegar a lo más alto de nuestra ruta. Desde allí, ya dábamos a la vertiente de la Laguna del Barco. Se veía la Laguna del Barco, una referencia clara de bajada y relativa proximidad, que luego se nos hizo algo más larga de lo que esperábamos. La bajada era bastante técnica, por lo que disminuimos el ritmo para, además de bajar, disfrutar de las vistas y no lesionarnos. Bloques graníticos impresionantes, resquebrajados por los  hielos, impresionante.

Laguna del Barco

De repente, apareció la Laguna Cuadra, casi de juguete, encajonada entre las rocas. Paramos un rato, foto y buen humor de Ruth y comenzamos la última bajada de la jornada, hacia la Laguna del Barco.

Laguna Cuadrada

Finalmente llegamos a la laguna, el refugio estaba vacío y muy bien cuidado. Preparamos todo para cenar y reponer fuerzas y… algunos estiramientos. Los Yatekomo y los macarrones de Jose Maria, triunfaron. Muy bonito el anochecer en la laguna, con la luna prácticamente llena.

Laguna del Barco
Laguna del Barco

Al día siguiente, un buen desayuno calentito,  gracias a 600gr de peso extra del JetBoil para calentar el agua y, bajada continúa hasta el punto de partida. El primer tramo de bajada iba por el cervuno, paralelo al meandro que iba haciendo la garganta, todo sin grandes desniveles, hasta que llegamos a una cascada muy bonita.

De ahí ya, por un tramo un tanto incómodo, pero no complicado, llegamos a la pista que nos conducía al punto de partida.  El final de la ruta acabó con unas cervezas y refrescos, culminando con unas judías del Barco de lo más fino que haya probado uno en legumbres

Esta entrada fue publicada en Salidas. Guarda el enlace permanente.